El “Problema Chipriota”: un caso de agresión imperialista.

Por: Angelos Kassianos, miembro del Departamento Internacional de AKEL. Con el objetivo de entender el “problema chipriota” hay que indagar en los aspectos históricos, económicos y políticos de la historia del país. Chipre es una isla situada en el Mar Mediterráneo Oriental. Este hecho ha atraído a varios conquistadores a lo largo de los años que han buscado sus intereses geopolíticos debido a la posición estratégica de la isla entre Asia, África y Europa. Estos conquistadores han sido desde los fenicios y los venecianos hasta los otomanos. Estos últimos vendieron su conquista a los británicos, que establecieron un gobierno colonial en la isla desde 1979 a 1960. El colonialismo británico también sembró la semilla de la división entre las dos comunidades de la isla: los grecochipriotas  y los turcochipriotas.

El dominio colonial británico coincidió con el desarrollo del capitalismo. Los  británicos, junto con la burguesía local y la Iglesia, oprimieron a la clase obrera de la isla. La lucha anti-colonial fue aumentando gradualmente y el Partico Comunista de Chipre (PCC) -el antecesor del actual Partido Progresista del Pueblo Obrero (AKEL en su acrónimo en griego)- fue fundado en 1926 en una época de intensos acontecimientos.

El PCC puso a la vanguardia de su lucha la abolición del colonialismo británico y la lucha contra cualquier forma de explotación. Este fue posteriormente el objetivo principal de AKEL, fundado en 1941 como continuación del PCC con la intención de operar legalmente, ya que los británicos declararon la ilegalidad del Partido Comunista de Chipre. Todo el esfuerzo de AKEL se puso en dirigir la lucha política de las masas contra los británicos y liderar la lucha tanto de los turcochipriotas como de los grecochipriotas. Ha sido el único partido que, hasta hoy, ha trabajado de forma honesta para encontrar la manera en que las dos comunidades participen en luchas comunes. El clímax de estas luchas se produjo en la década de los años 40, cuando greco y turcochipriotas dieron su mayor lucha de clases (especialmente en 1948) contra el gobierno colonial, los capitalistas locales y extranjeros, y las actitudes rompehuelgas de las fuerzas de la derecha.

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos chipriotas lucharon en el frente antifascista y entre ellos muchos miembros de AKEL (quienes previamente combatieron contra el régimen de Franco, entre ellos el que posteriormente se convertiría en Secretario General del Partido, el camarada Ezekias PapaioannouEzekias-Papaioannou). Los años siguientes fueron tiempos de duras luchas antiimperialistas y anticoloniales, con el pueblo exigiendo masivamente el “derecho de autodeterminación” y sus libertades políticas.

Esta situación condujo a una lucha armada entre 1955 y 1959 dirigida por la organización EOKA (Organización Nacional de Combatientes Chipriotas en su acrónimo griego). AKEL apoyó una lucha política masiva en lugar de una lucha armada porque intuía que los imperialistas podrían tomar ventaja en un conflicto armado e impondrían una solución que serviría únicamente a sus intereses. Desafortunadamente, el Partido estaba en lo cierto. Y no sólo eso, si no que durante la lucha armada muchos comunistas y turcochipriotas fueron asesinados por los nacionalistas grecochipriotas que veían en AKEL su principal enemigo. El líder militar de EOKA, Georgios Grivas (que anteriormente había colaborado con los nazis en Grecia asesinando comunistas como parte de una organización denominada “Grupo X”) lo admitió abiertamente en sus memorias.

Incluso habiendo innumerables sacrificios desinteresados por parte de muchos chipriotas en la lucha armada, esta situación llevó a un punto muerto y a la imposición de los Tratados Zurich-Londres de 1960, que por un lado declaraban la independencia de la isla, pero por otro imponían un gran número de problemas peligrosos para Chipre: las bases militares británicas que aún existen en la isla, una constitución que amplió la partición entre las dos comunidades (grecochipriotas y turcochipriotas) y selló el Tratado de Garantía que otorgaba  la posibilidad a los tres “garantes” (Gran Bretaña, Turquía y Grecia) de intervenir militarmente bajo ciertas circunstancias.

AKEL se opuso a los acuerdos pero apoyó la independencia como oposición a los nacionalistas, que vieron la independencia como la etapa intermedia hacia la ENOSIS (la “unión con Grecia” para los grecochipriotas) y el TAXIM (la “partición) para los turcochipriotas. Años de intensa tensión política siguieron con nacionalistas de ambas comunidades comprometiendo la unidad de la isla. En 1963 se intensificó el conflicto intercomunitario mientras AKEL luchaba por defender la independencia y al presidente electo, el arzobispo Makarios.

El conflicto intercomunal entre 1963-1964 dejó tras de sí a un gran número de grecochipriotas y turcochipriotas desaparecidos. Además, los nacionalistas de ambas comunidades cometieron persecuciones, mishiaoulis_kavazoglouviolencia y asesinatos. Los camaradas Derviş Ali Kavazoğlu, un turcochipriota miembro del Comité Central de AKEL, y Kostas Misiaoulis, un grecochipriota miembro de PEO (Federación Panchipriota del Trabajo, sindicato referencia de AKEL), fueron asesinados el 11 de abril de 1965 por los terroristas de la organización nacionalista turcochipriota TMT (Organización de Resistencia Turca). Kavazoğlu, como miembro del Comité Central, estaba diseminando las posiciones del Partido con respecto a las luchas comunes de ambas comunidades y desmarañando los planes del imperialismo. Ese día fatal le acompañó su camarada Misiaoulis. Desde ese día su sacrificio es un símbolo del acercamiento entre grecochipriotas y turcochipriotas.

La OTAN vio estas tensiones como la oportunidad perfecta para dividir la isla y convertir Chipre en un llamado “portaviones insumergible”, que era su principal objetivo. La OTAN estaba decidida también a derrocar al Presidente Makarios, que bajo las sugerencias de AKEL se acercaba políticamente cada vez más a la Unión Soviética.

El establecimiento de una Junta Griega impulsada por la OTAN en 1967 fue un factor determinante para los planes imperialistas. Los fascistas de la Junta colaboraron con los nacionalistas locales Chipre para conspirar contra el Presidente Makarios. Fue une época de inestabilidad y terrorismo. La organización ilegal fascista EOKA B (fundada y dirigida por el líder militar anticomunista de EOKA Georgios Grivas), inició ataques con bombas, secuestros y asesinatos en los inicios de los 70. Los crímenes perpetrados por los fascistas de EOKA B han sido repugnantes hasta el día de hoy. Por ejemplo, en agosto de 1974, en los pueblos turcochipriotas de Maratha, Santalaris y Aloa, miembros de EOKA B y oficiales de la Junta militar asesinaron a 126 mujeres, niños y ancianos, mientras en el pueblo de Tochni 83 civiles turcochipriotas fueron ejecutados.

El 15 de julio de 1974 la Junta Griega impulsada por la OTAN y los fascistas de EOKA B derrocaron al presidente Makarios mediante un golpe de estado. Una bien planeada invasión de Turquía siguió el 20 de julio de 1974, que trajo una división en la isla que perdura hasta nuestros días. 40.000 efectivos turcos ocupan hasta hoy el 37% del territorio chipriota y convirtieron a un tercio de la población en refugiados dentro de su propio país. Alrededor de 40.000 turcochipriotas fueron obligados por Turquía a trasladarse a la zona norte de la isla, completando así la segregación.

El papel de la OTAN en el golpe de estado y la subsiguiente invasión turca es innegable, así como el papel del Secretario de Relaciones Internacionales de EEUU, Henry Kissinger´s. Uno de los primeros en revelar que Kissinger y el Departamento de Estado norteamericano estaban previamente informados del inminente golpe de estado de la Junta fue el corresponsal político de New York Times en una edición de 1974. Yendo más lejos, el entonces diputado griego Ioannis Zigis, declaró en un periódico ateniense de la época que Kissinger “no sólo sabía del golpe de estado para derrocar al Arzobispo Makarios antes del 15 de julio, sino que también lo alentó e incluso pudo motivarlo”.

También es digno de mencionar que, en el mismo periódico, el viceministro de Kissinger, José Sisko, estaba en Ankara el día de la invasión en contacto con el presidente turco Ezewitz. Ese mismo día, bajo las directrices de Kissinger, fue a Atenas para partir dirección Ankara al mediodía del día siguiente.

_93332038_cyprus_624map_spanish.png

Los intentos para una solución al  Problema Chipriota continúan hasta nuestros días. El Acuerdo de Alto Nivel Makarios- Denktash de 1977 y el Acuerdo de Alto Nivel Kyprianou- Denktash (los líderes de los dos países) de 1979, promueven la transformación de la República de Chipre de un estado unitario a uno bicomunal, una federación bizonal en igualdad política, tal y como los describen las resoluciones del Consejo de Seguridad, con dos regiones, cada una gobernada por su respectiva comunidad. Los mismos Acuerdos promueven la desmilitarización de la República de Chipre y el respeto a las libertades fundamentales y los Derechos Humanos de todos los chipriotas. Vemos esta solución como la única posible y realista para abolir la presencia de las tropas turcas y proporcionar un futuro común para las dos comunidades en la isla. Desafortunadamente, la declaración ilegal del pseudoestado turcochipriota en las áreas ocupadas en 1983 fue un acontecimiento negativo, y esta acción provocadora, arbitraria e ilegal, ilustra una vez más los planes de Turquía para la partición de Chipre.

La adopción consciente tomada por AKEL y el pueblo chipriota de conseguir una federación bicomunal y bizonal fue el resultado de la realidad generada por el golpe de estado perpetrado por la Junta, el EOAK B y la invasión turca. Esta solución es la única que es aceptable por los funcionarios de ambas comunidades y puede finalizar la partición que gradualmente se ha establecido y legalizado como efecto de la invasión y la guerra con todas sus devastadoras consecuencias, tanto para el pueblo chipriota como para la paz y la seguridad de toda la región.  Una Chipre dividida con bases militares es el mejor vehículo para los ataques imperialistas en Oriente Medio. Al mismo tiempo, la solución al “Problema Chipriota” permitirá unir a los a los grecochipriotas y los turcochipriotas en la lucha contra la presencia de bases militares británicas en Chipre.

Las actuales posiciones políticas de AKEL han recibido un amplio reconocimiento más allá de las filas del Partido. AKEL está luchando por una solución pacífica al Problema Chipriota en el marco de las Naciones Unidas a través de diferentes negociaciones bicomunales. La solución global incluiría: el retiro de las fuerzas de ocupación turcas y sus colonos, la restauración de la unidad, la integridad territorial y la soberanía de la República de Chipre, el respeto a la independencia de Chipre, el respeto y la restauración de los Derechos Humanos y libertades para todos los chipriotas, incluyendo el derecho de todos los refugiados a retornar a sus viviendas y propiedades. El acercamiento previo entre grecochipriotas y turcochipriotas constituye una condición indispensable tanto para encontrar una solución como para su viabilidad. AKEL es el único partido en Chipre que cree firmemente y apoya activamente el acercamiento y lo ubica en un contexto de clase.

AKEL también apoya la intensificación de las negociaciones, siempre que el marco de discusión se respete mutuamente. Desafortunadamente, el actual gobierno derechista de DISY (acrónimo de Agrupación Democrática y miembro del Partido Popular Europeo) y el presiente Nikos Anastasiades están lejos de ser honestos con el pueblo con respecto a poner todos los medios a su alcance para encontrar una solución. Por poner un ejemplo, las negociaciones habían llegado a un punto en el que parecían poder limarse las asperezas entre las posiciones de las dos comunidades, pero el presiente de la derecha antepuso su reelección por encima de encontrar una solución al Problema Chipriota abandonando las negociaciones con el fin de complacer a los miembros nacionalistas de su partido.

El tiempo no está a favor del pueblo chipriota, si no en su contra. A medida que el tiempo pasa, los incidentes de la invasión y la posesión se establecen con mayor firmeza. La solidaridad de los comunistas y las fuerzas progresistas de todo el mundo con la lucha de AKEL y el pueblo trabajador chipriota es vital. Hasta el día en que nuestro pueblo sea reunificado y libre, y nuestro país sea  independiente y desmilitarizado.

akel

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: