Crisis de la modernidad y caída de los marcadores de certeza: vía para el ascenso de la extrema derecha

Por: Pedro Manuel Martín. Buscaré centrarme en dos elementos que creo claves a la hora de observar la Modernidad. En primer lugar, me referiré a “Los Marcadores de Certeza”, o más bien a su caída. De esta forma quiero observar algunos de los principales pilares de la modernidad y como los mismos se están viendo gravemente dañados. Para acortar esta parte, sólo haré referencia a dos de ellos: la Religión/Dios y la Nación. Y, en segundo lugar, me gustaría observar cómo la extrema derecha ha sido la única que ha tenido la capacidad de crear identidad y comunidad.

En primer lugar nos encontramos con la religión, con Dios. Nietzsche afirmó que “¡Dios ha muerto! ¡Dios permanece muerto! ¡Y lo hemos matado nosotros!” aunque previamente esto ya había sido señalado por autores como Hegel en La fenomenología del espíritu o por Dostoyevski en Los hermanos Karamazov. Obviamente esto no se puede tomar al pie de la letra o de forma radical, pero sí es cierto que uno de los pilares que ha conformado las sociedades en las que vivimos se está viendo profundamente dañado. Un reflejo claro de esto se muestra en el estudio que la Fundación Ferrer i Guàrdia presentó en 2019, donde se reflejaba que “ocho de cada diez matrimonios en España ya son civiles, que el número de creyentes practicantes ha caído al 26,6% y que las personas que marcan únicamente la casilla de la Iglesia Católica en la declaración de la renta ha bajado al 14,2%”.

Ahora bien, un concepto que siempre se debe tener en cuenta en política es que toda acción lleva per se a una reacción. Como afirmaba Jesús Ibáñez “Dios es más peligroso muerto que vivo. Vivo se le ve venir. Muerto, no.”. Este movimiento reaccionario quizás no se haya visto tanto en Europa pero sí en América Latina, esencialmente por el ascenso de la Iglesia Evangélica, de especial relevancia en los años 90. En 1996, el 19% de los latinoamericanos se definían como evangélicos. Esto contrasta con lo que ocurría en 1970, cuando apenas un 4% de la población regional era evangélica, de acuerdo al Pew Research Center. En algunos países centroamericanos, como Honduras o Guatemala, el fenómeno se acentúa y los evangélicos prácticamente igualan o superan en porcentaje a los católicos.

Esta realidad ha hecho que la Iglesia Evangélica sea clave a la hora de alcanzar el poder en los países latinoamericanos, ya que la influencia de las iglesias se convierte en un enclave esencial para obtener voto. Esto se ve especialmente por el ascenso de la ultraderecha (Bolsonaro en Brasil, Añez en Bolivia, etc.) y de igual forma se convierte en un lobby de influencia en estos Gobiernos. En España especialmente con los gobiernos del PP hemos podido vivir esta situación con grupos como el Opus Dei.

Otro pilar clave es el Estado-Nación que, como ya señalé anteriormente, se está viendo profundamente atacado por una globalización económica salvaje y por el desarrollo de organizaciones supranacionales en las que se delega un gran número de competencias. De esta forma, el poder y la soberanía de los países se ve profundamente diluida. Uno de los problemas principales aquí, y que se puede observar cuando trata el problema de la Constitución Europea, especialmente en Francia, es que seguimos pensando en los Estados- Nación como los del siglo XIX. De esta forma, concebimos que en estos es en los que debe reposar la soberanía, seguimos teniendo una mentalidad monista, mientras que los procesos y las transformaciones actuales están llevando a una pérdida de soberanía/poder por parte de los Estados-Nación.

Mi preocupación es que hoy en día, alrededor de todo el mundo, este eterno matrimonio entre capitalismo y democracia está desapareciendo. Hasta ahora, lo admito, el capitalismo de vez en cuando necesita unos 10-20 años de dictadura. Cuando las cosas empiezan a mejorar, la democracia regresa, Chile. Me pregunto si aún estamos en ese punto.” Žižek

Tras ver la fragmentación de estos dos pilares fundamentales, los cuales en gran medida otorgan transcendencia a nuestras vidas, me gustaría hacer hincapié en cómo se está produciendo una mercantilización de la sociedad que ha sido trasladada a las relaciones sociales. Nos encontramos ante una realizad donde se han trastocado profundamente los lazos sociales y comunitarios por el desarrollo de unas relaciones mercantiles que han dejado en el sinsentido a gran parte de nuestra sociedad. Habitamos un mundo que se desarrolla y se produce a un ritmo frenético. Transformaciones que antes duraban décadas ahora se producen en breves periodos de tiempo. Ante este desarrollo inexorable, los pilares que mantenían anclada a la sociedad se desvanecen, muy especialmente en las zonas rurales atacadas dialécticamente por las grandes metrópolis, quienes las desprecian e intentan formular cómo deberían ser las formas de vida en lugares que no conocen ni comprenden.

Así, grandes masas de población no sólo se ven apartadas y marginadas por el desarrollo de estas grandes transformaciones, sino que también se sienten atacadas y amenazadas por unas metrópolis que no las entienden y por un mundo que se desarrolla a un ritmo que las sumerge en la estacada de la Historia. Por ello, creo que estos fenómenos ligados tanto con la crisis del Estado, de la Economía y la Modernidad, han producido dos cosas: en primer lugar en “El Gobierno de las Palabras”, la sustitución de estos marcadores por el consumo. Y, en segundo lugar, el enfado y el miedo de gran parte de la población que se ha sentido perdida en este proceso, mientras veía cómo en gran medida se desintegraba la sociedad en la que vivía.

Parafraseando a Weber, vivimos un nuevo “desencantamiento del mundo”, y ante este malestar social la extrema derecha ha utilizado el miedo y el desarraigo de gran parte de la población para crear identidad, para hacer renacer a la nación. La extrema derecha ha reconstruido dialécticamente para sí misma dos claves esenciales que se muestran en Las teorías de la justicia después de Rawls de Gargarella incluso materialmente con leyes o subvenciones que protegen determinadas tradiciones. En primer lugar, refleja que la clave de los individuos no se centra en el a dónde quiero ir, sino el de dónde vengo; aquí la extrema derecha está consiguiendo imponer su discurso a través de la mitificación y la exaltación de la nación. En segundo lugar, está la concepción de que el cómo actúo se ve marcado por los valores de mi comunidad, donde también la extrema derecha está sabiendo imponer su discurso, de tal forma que busca encuadrar sus valores como hegemónicos.

Tras ver estas dos concepciones unidas al desarraigo de las zonas más rurales, creo que VOX es un claro ejemplo de cómo la extrema derecha ha conseguido encuadrar su discurso, y de igual forma podríamos hablar especialmente del fenómeno Trump en EE.UU.

El lema de Hegel “el mal reside en la mirada de los que ven el mal en todos lados” se aplica por completo aquí. La misma mirada liberal que demoniza a Trump también es malvada, ya que ignora que su propio fracaso abrió el espacio para el populismo patriótico como el de Trump”. Žižek

Finalmente, me gustaría exponer una cita de Gagarella, quien afirma que “los viejos comunitaristas miraban a Marx y su deseo de hacer el mundo, los nuevos miran a Hegel y su deseo de reconciliar a la gente con el mundo”. Así, quizás lo que deba intentar hacer la izquierda materialista es combatir no sólo las tesis de la extrema derecha, sino también las neoliberales, que son las que han generado ese “desencantamiento del mundo”. De tal forma que seamos capaces de ofrecer una alternativa viable que supere las viejas concepciones que llevaron a ese “desencantamiento” y a las soluciones ofrecidas por la extrema derecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: